Teatro dentro de un escaparate, es un espacio de tres metros cuadrados que presenta un teatro en dos frentes, en el interior y exterior de la sala; es un formato inmersivo porque insta a que los espectadores sean parte activa de la pieza. 

“El teatro de un escaparate es la intromisión dentro de la ficción. ¿teatro de invasión? No es de sala, no es de calle, ni micro teatro. Es un teatro con potencia, de crecimiento actoral y artístico. Trabajamos con la intimidad. Rompemos el anonimato del espectador porque estamos todos juntos en la propuesta”,

Venus escena femenina para hombres (y mujeres) es un interrogante expuesto hacia la calle; da un giro a la imagen de la Venus de Willendorf y a la experiencia de las vitrinas del barrio rojo de Amsterdam.

EVA-9.jpg

El espacio escénico es una especie de caja de no mas de 3 m2 con una cristalera a pie de calle. Este formato nos invita a experimentar la relación espectador-hecho teatral en su meta por desvincular la tradicional manera de ver teatro; incluida la calle como interlocutor en su condición de espacio azaroso, cotidiano y directo. Un acto escénico que abre una nueva dimensión el planteamiento convencional de diálogo entre el espacio, el espectador y los actores y actrices, generando una experiencia inolvidable. Un escenario nuevo con una puesta en escena rompedora que también es un ensayo social. Bajo de la dirección de Soledad Oviedo, estas obras se consolidan como una propuesta de vanguardia en la cartelera teatral de Madrid.